-A +A

Alianza público-privada busca prevenir incidentes por trabajos en el subsuelo de las ciudades

F01 de Octubre de 2018

27 de septiembre.- Una verdadera paranoia colectiva generó la fatídica explosión ocurrida en el Sanatorio Marítimo de Concepción, a fines de abril de este año. El temor a que ocurriera algo similar en la Región de Valparaíso caló hondo. Durante la primera semana de mayo, entre Viña del Mar y la ciudad puerto se produjeron más de 25 alarmas por supuestas fugas de gas, lo que provocó la evacuación de establecimientos educacionales, oficinas e incluso recintos médicos. La gran mayoría resultó ser falsas alarmas y la minoría, malas instalaciones o incidentes producidos por empresas constructoras o contratistas que, realizando otras faenas, dañaron por error humano un ducto, provocando una emergencia.

Este último caso es de principal preocupación tanto para los organismos públicos de protección civil, como para las empresas de servicios (gas, agua y electricidad), porque si este tipo de emergencias no son atendidas con rapidez, podrían producir graves consecuencias.

Es por ello que hace algunos años, las empresas de servicios vienen impulsando un protocolo único de Coordinación de trabajos interempresas en el subsuelo de los Bienes Nacionales de Uso Público, con el objetivo de prevenir y disminuir la eventual ocurrencia de este tipo de incidentes en los que resultan dañadas redes que conducen gas, electricidad o agua potable o de alcantarillado. Pero ahora, a este protocolo se sumarán también los municipios y organismos públicos, lo que permitirá un trabajo mancomunado en la protección de las redes y de la comunidad en cada ciudad.

Desde GasValpo, uno de los impulsores de esta iniciativa, explicaron que cerca del 80% de los daños que se producen en sus redes son causados por la ejecución de obras de terceros en el subsuelo, especialmente empresas constructoras que muchas veces, al conseguir el permiso de las Direcciones de Obras Municipales, no se coordinan necesariamente con las empresas de servicios respecto a las zonas donde intervendrán bajo tierra. Por ello, resulta clave la participación de los municipios en este protocolo de trabajo. Así lo explicó Mauricio Tomarelli, Gerente Comercial de esta empresa, quien señaló que “éste es un protocolo que nace hace aproximadamente hace 10 años, con muy buen resultado, minimizando la cantidad de incidentes en la vía pública. Hemos invitado en esta oportunidad a los organismos públicos, especialmente a las municipalidades, a que se sumen con la firma de este protocolo, para que todos colaboremos y podamos finalmente no tener incidentes en cada una de las zonas urbanas”.

El protocolo dispondrá de formularios únicos para todas las empresas de servicios, constructoras y contratistas que intervienen en el subsuelo; actualización e intercambio de planos de las redes; traspaso anticipado de información de las obras a ejecutar en las ciudades; coordinación entre las unidades de emergencia de cada servicio; entre otras medidas.

La Gobernadora de la Provincia de Valparaíso, María de los Ángeles de la Paz, agradeció la disposición de todas las partes en esta materia, señalando que “la alianza público-privada es fundamental en este tipo de situaciones. La seguridad es una tarea de todos. Acá hacemos un llamado que debe haber una coordinación importante para evitar y prevenir situaciones tan complejas como las vividas en situaciones anteriores, como explosiones por gas, roturas de matrices. Por lo tanto, de esta manera, coordinadamente, podemos hacer un trabajo entre todos para la protección de las familias de toda la provincia”.

Misma satisfacción mostró el Seremi de Energía, Gonzalo Le Dantec, quien dijo que “de esta manera garantizamos la seguridad de las personas y la seguridad del suministro dentro de las ciudades. En ese sentido, el contar con la participación de las municipalidades, que son las que tienen el contacto directo con quienes van a ejecutar alguna obra dentro de una ciudad, es esencial. Desde ese punto de vista nos parece una muy buena noticia que hoy estén todas las empresas de servicios preocupadas de trabajar junto con los municipios de manera de coordinarse y tener un plan previo para así evitar que ocurran incidentes respecto a las intervenciones que se realizan bajo tierra dentro de nuestras ciudades”.

Por su parte, Óscar Sumonte, Alcalde de Concón – uno de los municipios que se adscribirá a este protocolo de trabajo -, destacó que “es una muy buena posibilidad de trabajo en conjunto. Es fundamental que los distintos servicios y empresas que están instaladas en cada una de las comunas tengan este tipo de coordinación. Me alegra que se convoque a los municipios. Siempre es traumático poder resolver con rapidez este tipo de situaciones, pero cuando hay una coordinación que tiene una experiencia que viene de mucho tiempo atrás, a la que ahora se sumarán los municipios, me alegra que hayamos sido invitados para hacernos parte de esta estrategia”.

Otra de las empresas de servicios que es parte de este trabajo multisectorial es Esval. Al respecto, su Subgerente Zonal, Alejandro Salas, señaló que “tenemos un firme compromiso con nuestra región y las comunidades donde operamos. Por ello para nosotros, como para todas las empresas de servicios, este protocolo de trabajos en la vía pública tiene el fin de seguir brindando una mejor calidad y continuidad en el suministro hacia nuestros clientes. Una efectiva coordinación entre las distintas empresas es muy relevante y permite evitar situaciones indeseadas como cortes del suministro, además de aportar una mayor seguridad para las personas que trabajan en la vía pública y resguardar la infraestructura y redes de servicio existentes”.

Así, el protocolo pretende transformarse en una herramienta que facilite y agilice lo que señala la normativa aplicable vigente, normas eléctricas, sanitarias o de combustibles, respecto a la obligación de coordinación antes de excavar cerca de redes de servicios y a la de adoptar todas las medidas necesarias para evitar cualquier daño en las instalaciones existentes en el subsuelo.