-A +A

Artesanas de Huillinco potencian su negocio con innovador proyecto de energía limpia

F23 de Agosto de 2017

A 15 kilómetros de la comuna de La Unión,  se encuentra el sector Huillinco, territorio que ha sido testigo del crecimiento, perseverancia y esfuerzo; de 16 artesanas, de entre 48 y 74 años de edad, de la agrupación Trafkintun Kimun. Estas mujeres, dedicadas al arte del tejido a telar mapuche usando lana de oveja, conocieron hace unos meses los beneficios de las energías renovables, experiencia que según cuentan las emprendedoras “les ha cambiado la vida”.

“Traspaso de Conocimientos” es el significado del nombre de este grupo de mujeres, que han transformado su objetivo de vida, en querer rescatar la cultura mapuche a través de la naturaleza y los recursos propios de sus raíces, y que durante años han creído en sus capacidades para emprender y sacar adelante a sus familias. De esta forma, no dudaron en postular al Fondo de Acceso a la Energía (FAE) del ministerio de Energía, el cual les permitió recibir 6 millones y medio de pesos, y así potenciar su negocio financiando lo que ellas siempre quisieron: un termocañon, para tener, por primera vez, agua caliente en sus hogares.

Cabe señalar, que este fondo apoya el desarrollo socio-económico en sectores rurales, aislados y/o vulnerables, por medio de la implementación de soluciones energéticas a pequeña escala, que utilicen fuentes de energías renovables, con el fin de facilitar el acceso o mejorar el suministro a la energía de forma sustentable.

Primer paso: atreverse

Las microempresarias, que cada lunes y jueves de todas las semanas se reúnen en la sede del sector, cuentan que siempre han tocado las puertas ante toda iniciativa que se les presenta, no es casualidad que su constancia las haya llevado a participar de la Expomundo Rural de Indap en Santiago, hayan sido visitadas por importantes personajes y autoridades nacionales, y se ganaran un espacio para contar su historia en la revista Paula, entre otros.

Matilde Manqui, presidenta de la agrupación, explica con mucho orgullo que “no es fácil ser mujer, menos mujer mapuche, dueña de casa, agricultora, emprendedora, madre y esposa. Pero nuestro espíritu de superación nos ha llevado a grandes logros, estamos seguras que estamos para grandes cosas. Juntas somos una fortaleza en la sociedad, juntas hemos visto pasar los años de nuestra vida y con ello, las ganas y anhelos de atrevernos a todo, sin subestimar nuestras capacidades ni aceptar que nada nos detenga”.

La emprendedora agregó que “nuestro principal motivo, es el rescate cultural de la lana y todo lo que eso significa para nuestra comunidad. Es un trabajo sacrificado, porque el lavado y el teñido de esta materia prima es de largo proceso, el que se hace aún más difícil al tener que realizar estos procesos con agua fría, en invierno, en verano, todo el año. Nuestras manos ya no son las mismas de antes y tienen las marcas del pasar de los años. Por lo tanto, al escuchar de esta novedosa forma de obtener agua caliente a través de la energía renovable como lo es la leña, nos motivamos y no dudamos en lograr nuestro objetivo, que para algunos puede resultar hasta gracioso, pero para nosotras era un sueño: tener por primera vez agua caliente”.

Innovar con Energía Limpia

El proyecto que la agrupación postuló, lleva por nombre “Un termocañon para mi cocina y así aprovechamos el calor de Huillinco”, cuyo objetivo principal es el aprovechamiento de la energía térmica a través del uso de cocinas a leña que se mantienen en las casas de las beneficiarias. Esto aporta a una mejor calidad de vida de 55 personas en total,  de las cuales el 56,36% son mujeres y el 43,64% hombres; teniendo el 70% de las familias una vulnerabilidad bajo el 40% y contando con 100% de ruralidad.

La solución energética, consistió en la instalación de 16 termocañones de 100 litros cada uno, que de acuerdo a lo señalado por la subsecretaria de Energía, Jimena Jara “les permitirá aprovechar el calor que antes se perdía por el cañon de las estufas a leña y que ahora es trasferido al agua contenida en el termocañón por medio de conducción térmica. Así, ingresa el agua fría por la parte inferior del termocañón y mediante efecto de termosifón, el agua caliente se deposita en la zona superior, de donde finalmente se extrae. Este sistema, hará que las emprendedoras puedan disminuir sus costos involucrados con la utilización de energéticos como leña y/o gas, y así destinar esos recursos en otras necesidades”.

Según relatan las mujeres, el proyecto surge al detectar la problemática relacionada con el uso intensivo de los recursos naturales y productivos de los predios de las pequeñas artesanas; el uso ineficiente de la principal fuente de energía utilizada tanto a nivel familiar como productivo, como lo es la leña; y el tener que invertir en recursos económicos, realizando una inversión para calentar el agua y así financiar la compra de gas. Añaden también, que estos problemas se intensifican por la poca sensibilización respecto del uso sustentable de los recursos naturales y la utilización de fuentes de energías alternativas, mediante la revalorización de la naturaleza y el aprovechamiento de ésta.

Otra de las beneficiaras, Margoth Vera, sostiene que “siempre nos llamó la atención eso de las energías limpias. Habíamos escuchado algo por aquí y por allá, pero nada concreto que nos ayude a aterrizar nuestras ideas. Hasta que un día escuchamos de este concurso y decimos postular una solución que supliera una gran necesidad que teníamos como dueñas de casa y emprendedoras, que era tener agua caliente para poder lavar y teñir nuestra lana, así como también, responder a necesidades básicas de higiene y mejor calidad de vida en nuestras casas”.

Beneficios

La beneficiaria, comenta además que “si bien es cierto, en la zona rural es más difícil encontrar la tecnología suficiente para realizar labores más rápido o en forma más eficiente, éstas se han ido mejorando de a poco, pero necesitábamos contar con agua caliente para un proceso productivo más autónomo, el cual muchas veces no se realizaba adecuadamente. Antes teníamos que cargar un perol con 50 litros de agua desde la cocina a leña hasta el lavatorio, y ahora tenemos agua calentita en el lavaplatos y ahorramos mucho con el gas. Sin duda, este proyecto ha dignificado nuestra vida”.

En ese contexto, la subsecretaria de Energía, añadió que “los beneficios aquí son múltiples, en la parte productiva por ejemplo, ya que las artesanas realizaban un proceso que requiere de agua caliente para su teñido de lanas, y mantener esto y realizarlo en cualquier momento del día era una comodidad que ellas no podían gozar y que significaba una espera de más de 2 horas. Asimismo, en el área social, el uso de agua caliente permanente en los hogares ayudará a realizar tareas cotidianas de mejor calidad, comodidad y mayor efectividad;  por ejemplo: mejor higiene con  baños en agua caliente, lavado de loza y utensilios de cocina, lavado de ropa, entre otros. Cosas que, antes del proyecto, se realizaban con agua fría o calentando en ollas”.

Las artesanas, ya llevan dos meses con sus termocañones instalados, y gracias a una capacitación teórica y práctica para ellas y sus familias, de cómo funciona, se utiliza, medidas de precaución y mantención, del proyecto; las beneficiarias ya han comenzado a ver los beneficios y cambios en su vida cotidiana.

Del mismo modo, la iniciativa fue inaugurada hace unos días por la subsecretaria de Energía, Jimena Jara; autoridades regionales y comunales, y vecinos del sector; quienes compartieron un almuerzo en la sede de la localidad, visitaron los termocañones y conocieron el trabajo artesanal que las mujeres emprendedoras de Huillinco, realizan y valoran en honor a sus ancestros y pueblo mapuche.