-A +A

Comunidad Indígena Colla de Río Jorquera cuenta con energía solar

F06 de Marzo de 2018
  • Con más de 89 familias beneficiadas, el proyecto tiene un valor cercano a los 40 millones de pesos, en donde casi 35 de ellos fueron financiados por el Fondo de Acceso a la Energía (FAE) y los otros 5  aportados por la misma comunidad.

Un paraje ancestral es el que alberga al sistema solar fotovoltaico, financiado por el Gobierno de Chile a través del Ministerio de Energía, en la Comunidad Colla Río Jorquera y sus Afluentes, de Tierra Amarilla. Esto mediante el Fondo de Acceso a la Energía (FAE), los paneles permiten dotar de electricidad a la cocina y sala de reuniones, la clínica dental, un pequeño consultorio para las visitas que cada cierto tiempo realizan facultativos, también camerinos, servicios sanitarios y el entorno que, hasta antes de concretarse esta iniciativa, eran energizados con petróleo diésel, ya que las condiciones de extremo aislamiento del sector, hacen imposible el acceso a sistema de red eléctrica.

Conocedores de la naturaleza y de la medicina tradicional, esta Comunidad se ubica en el sector cordillerano de la región, y desde el 2010 cuentan con el Reconocimiento de Tesoros Humanos Vivos, “por poner en valor la práctica de la trashumancia en territorio chileno, y con el fin de apoyar y valorar el esfuerzo que están realizando en el trabajo de transmisión de su saber ancestral hacia las generaciones más jóvenes”, según destacan desde el Sistema de Información para la Gestión del Patrimonio Cultural Inmaterial.

“Como Gobierno, siempre nos llena de satisfacción poder llevar tecnologías amigables con el medioambiente a los distintos puntos de nuestra región, pero, en particular, la inauguración de este sistema solar en esta comunidad colla, nos llena de orgullo. Sabemos que estas mujeres y hombres, realizan grandes esfuerzos por mantener vivas sus tradiciones y a la vez, incorporar beneficios de la modernidad, y justamente, este proyecto financiado a través de un FAE, permite la convivencia de lo tradicional y, sin duda, les viene a mejorar notablemente las condiciones de habitabilidad de este sector, ubicado a una altura de casi 3 mil metros sobre el nivel del mar”, afirmó el seremi de Energía, Rodolfo Güenchor García.

Con más de 89 familias beneficiadas, y con un valor cercano a los 40 millones de pesos, en donde casi 35 de ellos fueron aportados por el FAE y los otros 5, por la misma comunidad, “este proyecto tiene como objetivo generar capacidades locales sobre el aprovechamiento de energías renovables no convencionales y dar solución a requerimientos energéticos de pequeña escala por parte de las comunidades, tal como nos indica la Agenda de Energía, impulsada por la Presidenta Bachelet, que plantea la necesidad de fomentar el desarrollo de los recursos energéticos propios en zonas extremas y aisladas, como en este caso, mediante el uso de fuentes de energías renovables e introducción de mejores tecnologías reduciendo su dependencia al combustible diésel”, agregó la autoridad regional.

“Este proyecto es pionero dentro de la comunidad, único en la región de Atacama y uno de los pocos a nivel nacional dentro de una comunidad indígena”, valoró Roberto Carlos Salinas Cortés, presidente de la agrupación indígena y quien además, ha liderado el proceso de instalación de las placas solares.

“Esto sirve para que nuestros propios comuneros vean que sí existe una posibilidad de ahorrar, de abaratar sus costos sociales y económicos con la energía solar para crear corriente y, así, vamos a poder sacar un montón de dificultades que tenemos, porque hay que ir a buscar el petróleo allá abajo (Tierra Amarilla o Copiapó), de repente se nos echa a perder el motor y quedamos a oscuras; en cambio aquí, como hay tanto sol, se puede hacer este tipo de proyectos y mejorar la calidad de vida, porque podemos tener un refrigerador, una conservadora para que no se nos echen a perder los alimentos, también podemos tener tecnificación de riego”, añadió el dirigente tradicional.

Respecto de la utilidad del sistema solar instalado en el sector, el presidente de la comunidad comenta que, “energiza todo lo que son los camarines, los 8 dormitorios, una bodega que es donde  están las baterías, un consultorio dental, una pequeña sala que funciona como posta para cuando vienen las rondas del médico que atiende a la gente; aparte de eso, también lo más grande que es donde está la cocina, la sala de reuniones y los baños que están pegado a la sala de reuniones, y además, alimenta los alrededores, para todas las actividades que nosotros hacemos,  el aniversario de la comunidad, nuestros rituales, el año nuevo indígena, que es el corralón de la sede donde se hacen los floreros con los animales”.

Cabe señalar que, el FAE también benefició con postes fotovoltaicos y uso de tecnología LED a la Comunidad Colla El Chañar, en el sector rural Quebrada El Carrizalillo, iniciativa presentada por la Ilustre Municipalidad de Tierra Amarilla que, actualmente, se encuentra en su última etapa de ejecución. Y, el último proyecto en recibir un FAE en Atacama es el que dotará de un sistema térmico solar al jardín infantil Mi Sol de Freirina que permitirá al recinto contar con agua caliente sanitaria.

Sistema Solar Fotovoltaico

El proyecto consiste en un sistema de generación energética fuera de red (u off-grid), mediante el aprovechamiento del sol a través de la instalación de 28 paneles capaces de entregar 310 watt cada uno, un banco de respaldo de 16 baterías de carga profunda, capaces de permitir una autonomía de dos días y, con ello, seguir obteniendo suministro eléctrico en jornadas con clima adverso, además de un inversor con capacidad de 10 (kW).