-A +A

Geotermia para secado de leña e invernadero

F29 de Marzo de 2017

En una región con condiciones climáticas extremas, un proyecto de geotermia permitirá desarrollar un invernadero, para contar con más productos locales, y un sistema de secado de leña, aportando a la reducción de la contaminación atmosférica. 

Chile es uno de los países que más consume leña en la región -según la Corporación Andina de Fomento (2013)- y debido a esto, también figura entre los países con más altos niveles de contaminación atmosférica. De hecho, el año pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró a la ciudad de Coyhaique como la más contaminada del continente americano.

Por otra parte, en las zonas del extremo sur del país como la región de Aysén, se observa una condición de aislamiento debido a las condiciones climáticas, que provoca un acceso limitado a productos agrícolas que no se pueden producir localmente y que se deben traer de otras regiones, encareciendo el precio.

En este contexto, el Centro de Energía (CE-FCFM), en conjunto con el Centro de Excelencia de Geotermia de los Andes (CEGA), de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, han desarrollado un proyecto basado en la Estrategia Regional de Consumo y Producción Sostenible (CPS)  en zonas rurales de Chile. Esta iniciativa consiste en la construcción de un sistema de secado de leña y un invernadero que utilizará energía geotérmica de forma directa, permitiendo mejorar las condiciones de vida de una comunidad de manera sustentable. 

“Como Gobierno y sector Energía potenciamos el uso de los recursos propios. Con este proyecto se busca desarrollar un modelo de negocio para el comercio de leña seca, que debe ser sostenible, con un precio adecuado a las necesidades de las economías locales. Asimismo, se propone contar con un modelo para el comercio de las hortalizas y productos agrícolas que se produzcan en el invernadero, otorgando mayor independencia al rubro local”, explicó el seremi de Energía, Juan Antonio Bijit. 

En este marco, un grupo de investigadores y autoridades regionales visitó algunos de los galpones del municipio de Coyhaique en los que se podría comenzar a desarrollar este proyecto, que es financiado por Sustainable Lifestyles and Education (SLE) Programme, del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Es destacable mencionar, que de las 300 propuestas que se presentaron al PNUMA en el año 2016, se seleccionaron 6 a nivel mundial y sólo 3 fueron en América Latina: Colombia, México y Chile. Cada proyecto se adjudicó 175 mil dólares para su implementación.

La energía geotérmica está presente en toda la corteza terrestre y se asocia al calor de la tierra. Se sabe que el gradiente geotérmico o temperatura que aumenta por kilómetro de profundidad en la tierra, es aproximadamente 30°C/Km (I. G. Gass, Peter J. Smith, R. C. L. Wilson, 1980), sin embargo, existen lugares en los cuales este gradiente es mucho más alto debido a que se encuentran asociadas a estructuras, cuencas sedimentarias, minerales radiactivos o márgenes activos como por ejemplo a volcanismo o estructuras a nivel continental como el Rift africano. En superficie, es posible encontrar manifestaciones de este calor interno de la tierra, como por ejemplo, aguas termales, fumarolas, mud pots, geyseres, etc. Chile se encuentra en un margen convergente de placas y pertenece al “anillo de fuego del pacifico”, por lo que se considera un ambiente geológico favorable para el empleo de esta energía. Un sistema geotérmico es comúnmente definido como "Convección de agua en la corteza superior de la Tierra, que en un espacio confinado, transfiere calor de una fuente de calor a un disipador de calor, por lo general la superficie libre donde el calor es absorbido (dispersado o usado)" (Hochstein, 1990). Un sistema geotérmico está formado por un reservorio, una fuente de calor y fluido.