-A +A

Los beneficios de generar nuestra energía

F16 de Octubre de 2018

Por Felipe Porflit, seremi de Energía de Los Ríos

En los últimos años, Chile ha vivido una profunda transformación energética. Uno de los exponentes más notorios de este avance, es el impulso de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC). Como dice nuestro Presidente Sebastián Piñera, Chile es un país pobre en energías del pasado, como los combustibles fósiles, pero muy rico en las energías limpias y renovables del presente y del futuro, como el sol, el viento y el agua.

Ante esto, estamos trabajando en generar condiciones para que su integración masiva se logre eficiente y sosteniblemente. Este reto no sólo es técnico, sino también económico, social, medioambiental y regulatorio. Por ello, estamos muy contentos con la aprobación en el Senado del proyecto que modifica la Ley General de Servicios Eléctricos en materia de Generación Distribuida, terminando con esto su tramitación en el Congreso y a la espera de ser promulgado.

La iniciativa, tiene la virtud de enfocarse en las personas, en los clientes residenciales que deciden generen su propia energía e invertir en fuentes limpias para sus hogares. Además, está en línea con la Ruta Energética 2018-2022 que plantea alcanzar cuatro veces la capacidad actual de generación distribuida renovable de pequeña escala a 2022.

Algunos beneficios del proyecto son el aumento del límite de capacidad instalada de los generadores de 100 kW a 300 kW, bajo la lógica del autoconsumo para aprovechar la economía de escala de la energía solar. Además, se aplicará el descuento por inyección de energía a todos los ítems de las cuentas de suministro eléctrico y no solo al cargo por energía, como era antes. Asimismo, permitirá la instalación de sistemas de generación comunitaria o de propiedad conjunta.

A su vez, fomentaremos la disponibilidad de instrumentos financieros para este tipo de proyectos. El Ministerio ya jugó un gran papel en el primer crédito de autoconsumo con ERNC y Eficiencia Energética para micro y pequeña empresa con Banco Estado y trabajaremos para que otras instituciones sigan el ejemplo.

Sin duda, los beneficios sociales de la energía solar sobrepasan sus costos y empieza a cambiar progresivamente el paradigma tradicional de la generación eléctrica, haciéndose ésta cada vez más ciudadana y de fuentes renovables