-A +A

Ministra de Energía anuncia que recambio de medidores será voluntario y que ingresará hoy proyecto de ley para rebajar la rentabilidad de las distribuidoras eléctricas

F17 de Abril de 2019

La ministra de Energía, Susana Jiménez, junto al ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, y parlamentarios y jefes de bancada de Chile Vamos, hizo hoy en el Congreso un importante anuncio de medidas administrativas y legales respecto del recambio de medidores inteligentes en los hogares.

La Titular de Energía explicó que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera heredó la situación del recambio de medidores inteligentes de la administración anterior, dado que tanto la Ley 21.076 como el Decreto que establece el cambio obligatorio de los medidores fueron dictados durante el Gobierno de la entonces Presidenta Michelle Bachelet. Sin embargo, aseguró que se recogieron los planteamientos de la ciudadanía y de los parlamentarios de Chile Vamos, por lo que el Gobierno del Presidente Piñera resolvió lo siguiente:

1. Proceso voluntario de cambio de medidores a través de la Norma Técnica de Distribución. Los clientes voluntariamente podrán decidir el cambio de su medidor. Esto permitirá que la ciudadanía se adapte paulatinamente al cambio tecnológico en la medida que conozca sus beneficios, mejorando la calidad del servicio eléctrico. Para ello se modificará la exigencia por cada año y se extenderá el plazo de 7 a 9 años. El recambio se podrá iniciar con los medidores que son propiedad de la empresa, lo que permitirá a los hogares que hoy pagan arriendo descontar de inmediato ese cobro. Adicionalmente, las compañías deberán priorizar los hogares que tengan sistema de generación distribuida, a nuevos clientes y proyectos inmobiliarios, así como aquellos que soliciten el recambio de forma voluntaria, o tengan equipos defectuosos.

2. Se revisará a la baja la rentabilidad de las empresas distribuidoras de manera de asimilarlas a otros sectores regulados, en los cuales se calcula la tasa de rentabilidad adecuada para el sector y se establece un piso de 6%. También se modificará el proceso tarifario, para que sea transparente, con participación de la sociedad, y con un panel de expertos que permita garantizar que las tarifas fijadas son las mínimas para entregar un servicio eléctrico moderno y de calidad.

“Queremos la tarifa más económica posible y con la mayor calidad, compatibilizando lo que es una mejora tecnológica que vaya en pro de un mejor servicio de suministro eléctrico, pero también con el necesario cambio tecnológico que eso conlleva”, señaló la ministra Susana Jiménez.