-A +A

Plan de Descarbonización proceso histórico para Chile

F17 de Julio de 2019

Chile ha comprometido en el marco de su “Contribución Nacional para el Acuerdo Climático de París de 2015”, reducir sus emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) en un 30% por unidad de Producto Interno Bruto (PIB) al año 2030, con respecto al año 2007. Para el cumplimiento de este compromiso el sector energético resulta fundamental, pues el 78% de las emisiones totales de GEI del país corresponden a este sector.

En ese sentido el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, consciente de este importante desafío, se propuso iniciar el proceso de descarbonización de la matriz eléctrica de nuestro país, compromiso establecido en la Ruta Energética 2018-2022 impulsada por el Ministerio de Energía.
Para lograr este desafío de forma responsable y de cara a la ciudadanía, el Ministerio de Energía conformó la “Mesa de Retiro y/o Reconversión de Centrales a Carbón”, con el objetivo de analizar sus efectos sobre la seguridad y eficiencia económica del sistema eléctrico nacional, la actividad económica local y su impacto medioambiental.

Este trabajo intersectorial fue fundamental ya que permitió elaborar un “Cronograma de Retiro o Reconversión de Centrales a Carbón”, iniciativa inédita en Chile, más aún si se considera que nuestro parque de centrales termoeléctricas a carbón impone un gran desafío, toda vez que éste es aún relativamente nuevo y aporta un 40% del total de la generación eléctrica en nuestro país.

Este cronograma establece el cese de los primeros 1.047 MW de las ocho centrales más antiguas al 2024. Dichas unidades están en las comunas de Iquique (1), Tocopilla (4), Puchuncaví (2) y Coronel (1), y representan en su conjunto un 19% del total de la capacidad instalada de centrales a carbón.
La etapa de mediano y largo plazo consiste en el compromiso de definir fechas en nuevas mesas de trabajo conformadas cada cinco años, que permitan establecer cronogramas específicos de retiro, con la visión común de los sectores público y privado para el retiro del parque total de centrales a carbón antes del 2040.

Me gustaría recalcar que un cronograma de retiro más acelerado pondría en riesgo la seguridad del sistema eléctrico nacional y se tendría que extremar el uso de gas y petróleo, con una consecuente alza en los costos marginales del sistema y sin lograr totalmente los efectos ambientales que persigue esta medida.

El Plan de Descarbonización es un proyecto serio que busca equilibrar adecuadamente los tres pilares de la sustentabilidad, de manera de lograr el impacto ambiental deseado, pero a su vez resguardar la seguridad y eficiencia económica del sistema y las problemáticas sociales vinculadas a la pérdida de empleos en las comunas en donde están ubicadas estas centrales.

Chile está dando un paso fundamental en sus compromisos de enfrentar el cambio climático, pues esta medida representará la principal acción para cumplir sus compromisos de reducción de emisiones de GEI.

Pero además estamos avanzando en muchos otros frentes, entre los que podemos mencionar: el progreso significativo en materia de Electromovilidad, el fomento y promoción de las Energías Renovables No Convencionales, la Ley de Eficiencia Energética, el Proyecto de Ley de Regulación de Biocombustibles Sólidos, la modernización de los mercados energéticos y de la institucionalidad energética, entre otros.

Seguiremos impulsando iniciativas que nos permitan heredar a las futuras generaciones un país más limpio, que el que nosotros recibimos y podamos avanzar hacia un crecimiento verde y bajo en emisiones carbono. En definitiva un desarrollo sostenible para nuestro país.